viernes, 13 de mayo de 2011

ECHO & THE BUNNYMEN , LUCES Y SOMBRAS




ECHO & THE BUNNYMEN
HEAVEN UP HERE & CROCODILES
30 AÑOS DESPUÉS


No quiero que este mes de Mayo se me escape entre los dedos , sin antes zambullirme en busca del sentido de mis prioridades. Me cuesta concentrarme , con el GPS ya programado por el quehacer diario , ese del que metafóricamente os hablaba hace unos días cuando parecía encontrarme a merced del vaivén de las mareas. Me cuesta , me cuesta abstraerme de ese incesante torpedeo mediático: Que si por fin han eliminado a Bin Laden ese demonio personal del gobierno Estadounidense , que si ya tenemos sobre nuestras espaldas a los nuevos candidatos municipales , todos ellos colgaditos en las farolas sonrientes. Como si no hubiéramos tenido bastante con el debate futbolístico de este pasado mes , nos colocan la final de la Champions el mismo Sábado del Primavera Sound.
Yo señores míos reivindico mis prioridades las cuales tengo muy claras , nada ni nadie va a echar por tierra mi fasto personal. Y es que mientras unos discuten acaloradamente , a mi me da por canturrear. Sí , a veces pienso que siempre he sido de mente distraída por mucho que me empeñe en convencer a mi hijo de que no se distraiga con la tele , pero ya sabemos que ese es el papel hipócrita que desempeñamos los padres en el que no cejamos por hacer de nuestros vástagos personas sensatas y responsables. Con lo feliz que se siente uno al ser un irresponsable , un tarambanas o un simple “alucinao” de la vida.
Tenía pensado dedicar este pequeño cubículo de la nostalgia a otra banda que para mi , fue bastante más trascendental. Pero dándole la importancia y el empaque que se merece el echo de que salga de excursión , como aquel niño al que se llevaban a RIO LEÓN SAFARI.
Porque para mi inmadura mentalidad , ir 4 días al PRIMAVERA SOUND es más o menos eso , una excursión prohibida con esa pizca de aventura que te emociona el hacer algo que en teoría no deberías hacer.
He decidido proyectar mi abstraída y anárquica mente en algunas de las bandas que pasarán por el festival.


Cuando con 17 años logré tener entre mis manos mi primer toca discos. Y se lo que eso significa: En casa tuvimos uno de maleta , un radio-cassette Sanyo que pesaba 10 Kilos y que se precipitó desde el “Romi” del lavabo y otro Radio-cassette marca “la pava” que compré con mis míseros ahorros. Con 17 años conseguí lo que otros ya tenían desde hace cinco años , no sin antes suplicar a mi madre lo desgraciado que había sido al no poder ir al viaje de fin de curso.
Pero me crié en una familia humilde de cuatro hermanas y yo. Con un sueldo de 25.000 pesetas a la semana más lo que mis hermanas aportaban , y donde tener un toca discos no era una prioridad precisamente. No os cuento todos estos detalles en un alarde lastimero , para nada , el tener tan poco en mi época pre-adolescente me a hecho valorar las cosas de una manera especial además de no entender de caprichos. Así que es de suponer la importancia que tuvo para mi el echo de tener mi primera Mini-cadena: Con su doble pletina , su equalizador y sobretodo su hermoso toca-discos.
Los primeros discos que me compré llevaban planeados unos cuantos años: La discografía de B-52's y de Bob Marley , el Queen is Dead de The Smiths , el primer disco de Everything but the Girl y los dos primeros discos de la banda de la cual os quiero hablar.

El día que debutó Primavera Sound en 2002 como primer festival independiente de Barcelona y el que por suerte pude estar , además de: Cinerama , Tindersticks , Camara Obscura , Chucho , Pulp , The Delgados , The Zephyrs , Giant Sand y un largo etcétera , pude presenciar por primera vez a una de mis bandas de cabecera. Me habían hablado amigos del excelente directo de su regreso , que habían dado un año antes en la pequeña sala Bikini.
Pero en mi cabeza aún resonaba el patético directo que IAN MC CULLOCH dio en la sala Apolo en 1992 junto a RODDY FRAME (Aztec Camera) durante la presentación de su segundo disco en solitario MYSTERIO: Esa noche nos vino a saludar a la mesa donde cenábamos mi antigua pareja y yo , con una actitud encomiable seguaramente atraído por la la camiseta que portaba yo de los Echo & the Bunnymen: Recuerdo que nos recomendó no pedir pollo porque le había sabido a gato , mientras bebía en la mesa de enfrente junto al resto del equipo.
Esa noche además de interrumpir a un condescendiente Roddy Frame mientras actuaba , no paró de abroncar a los músicos , pedir silencio al público , emprenderla a patadas con los ventiladores , soltar sus típicas parrafadas y rematar con su dedo corazón a la petición de “Lips like sugar” por un chica del público , un encanto vamos. Subió al escenario claramente con unas copas de más totalmente transmutado , con el evidente signo de su recaída en el alcohol. Aquel que años atrás le sirvió para inspirarse en sus fantásticas letras , servían ocho años después para ahogar su fracaso como solista y su incapacidad por colmar sus expectativas.

IAN MC CULLOCH: EL PERSONAJE

Como suele ser habitual , intentar analizar a un artista desde el punto de vista del personaje nos coloca en una encrucijada: ¿Quién fue antes el artista o el personaje? Es evidente que la personalidad de cada uno tiene unas consecuencias vitales en la forma de manejar su creación artística y como resultado la fama. Y en este caso , la de Ian Mc Culloch siempre ha sido trascendental para la trayectoria de Echo & the Bunnymen. Desde sus inicios junto a Julian Cope en CRUCIAL THREE , pasando por la primera y más fructífera época de Echo , en sus frustrada carrera en solitario y en la actual junto a WILL SERGEANT.
Marcado peligrosamente por su reconocida adicción al alcohol como herramienta para inspirarse en sus fantasiosas composiciones , de carácter inestable y cambiante , y con una facilidad pasmosa para fanfarronear e intentar por todos los medios ser el protagonista. Hasta que un buen día en 1987 cayó en la cuenta que el alcohol estaba carcomiendo desde dentro su relación familiar , la de la banda y su facultad para escribir.
En ese preciso instante se fraguó el declive de la banda de Liverpool con un irregular quinto albun. Ian hasta día de hoy siempre a proyectado ese fracaso en el protagonismo que cobró Will Sergeant y el resto de la banda en ese disco , pero lo cierto es que su carácter y la bebida lo acabó convirtiendo en un ser egoísta , egocéntrico y poco sociable.

Reorientó su carrera en solitario dos años más tarde con la muerte del inimitable batería PETE DE FREITAS y la de su padre aún flotando en el ambiente , lo cual tiene su mérito. Pero su regreso fue desde un prisma de Pop descafeinado en CANDELAND 1989 , e intentado recuperar la atmósfera de las guitarras de Will Sergeat en su segundo intento: MYSTERIO 1992 con un resultado bastante diluido , paradójicamente incidiendo en ese aspecto del que tanto renegó respecto al último disco de los Bunnymen. Con algunas joyas salvables como el Candeland , donde se deja arropar por los coros de ELIZABETH FRAZER (Cocteau Twins) , “Proud fall” , “I know you well” , “Magical World” , el “Lover , lover , lover” de su admirado Leonard Cohen , o el fantasmagórico “In my head”. Mientras tanto , el resto de la banda: Will Sergeant , Les Pattinson y las nuevas incorporaciones Damon Reece y Noel Burke hacían su personal versión de unos psicodélicos Echo & the Bunnymen.
Con un trabajo que aunque poco tiene que ver con el resto de su discografía , no deja de tener un buen puñado de buenos temas muy por encima del resultado en solitario de Ian: “Gone,gone,gone” , “King of your castle” , “Cut & dried” o "False goodbyes" , claros ejemplos del peso en las composiciones de Will Sergeat , sin el que Ian Mc Cullogh andó a la deriva hasta su reconciliación en el proyecto ELECTRAFIXION junto a Johnny Marr (The Smiths) en 1995.

ELECTRAFIXION: MÚSCULO GERMINAL

Quiero hacer un especial énfasis en este periodo , y sobretodo a estos dos atípicos discos que han quedado relegados de manera injusta a ese curioso estante de los experimentos fracasados. Donde los seguidores de la banda no acabaron por ver con buenos ojos el invento, y los que no la seguían lo ignoraron.
Pero realmente lo más importante de esos años posteriores a su separación de la banda , fue su retiro temporal , el intento por superar la adicción al alcohol con la ayuda de su familia y la de Johnny Marr (The Smiths) , para volver a componer. De esta colaboración y de la reconciliación con Will Sergeant nace el proyecto ELECTRAFIXION.

Burned es un disco que rompe con cualquier tipo de vestigio de ambos músicos. Es seguramente la semilla de donde nacen los nuevos Echo & the Bunnymen dos años después , con sus cinco siguientes discos , y lo más importante. Marca un punto de inflexión donde por fin pierden el miedo a buscar otros caminos , que los libere de primera y soberbia discografía.
En Burned , las guitarras suenan pesadas , afiladas y rocosas. Su sonido es un muro infranqueable donde las guitarras ondulantes apenas si pueden escalarlo , salvo en “Lowdown” o “Who's been sleeping in my head?”.
Los bajos y la batería muy marcados , guitarras que se arrastran y desgarran con un constante latido gutural , Ian ruge sobre la espesura de once tremendos temas de aquellos para escuchar a todo volumen: “Lowdown” , “Timebomb” , “Never” , “Too far gone” y “Mirrorball” son sin duda mis preferidos.
Pese a que dista un abismo de los registros de Echo & the Bunnymen , Electrafixion es tan diametralmente opuesto , que en realidad podría pasar por un directo debut en CROCODILES , pasado por el filtro de los 90 quince años después. Realmente recomendable si no sois muy dados a rasgaros las vestiduras con los polos opuestos , como yo.



ECHO & THE BUNNYMEN O EL AULLIDO DEL LOBO ESTEPARIO

Nos interesa regresar al principio de la historia , si de verdad queremos disfrutar lo especial del directo del día 25 de Mayo en el Pueblo Español. La conmemoración íntegra de los dos primeros discos de la banda de Liverpool: Crocodiles 1980 y Heaven Up here 1981 , desde mi personal punto de vista sus dos mejores discos y mis preferidos junto al reciente Siberia 2005 , aunque eso es harina de otro costal.
Para dotar del sentido que se merece el inicio de Echo & the Bunnymen no hay que pasar por alto la química de algunos de de los protagonistas: Por un lado el ecléctico JULIAN COPE (Teardrop Explodes) como el culpable de que IAN MC CULLOCH , WILL SERGEANT y LES PATTINSON se conocieran , después a THE CHAMELEONS e IAN BROUDIE , más conocido por su banda LIGHTNING SEEDS (Pure) y por su demanda a Mikel Erentxun por plagio en los acordes de la sintonía de una popular serie Española.
Estos dos últimos ejercerían de productores de su debut CROCODILES y en su primer 7” con el tema THE PICTURES ON MY WALL de cabecera y la cara B “I'VE READ IT BOOKS” que también sería incluida en el disco de debut de Teardrop Explodes KILIMANJARO , en este caso cantada por Julian Cope como es evidente.


Pese a que siempre se ha asociado a Echo & the Bunnymen con el movimiento post-punk , deberíamos aclarar que dicho movimiento no fue de ninguna manera un movimiento estilístico. Así pues tenemos a bandas que se formaron en Manchester: The Fall , Chameleons , Joy Division , Buzzcocks etc. y otras en cambio que surgieron de Liverpool con diferencias realmente evidentes aún estando unidas por estrechos lazos.
Los Echo siempre han parecido querer huir de cualquier asociación con el Punk y sus vertebraciones . buscando sonidos más ambientales , complejos y psicodélicos cercanos a bandas como The Doors o The Cure. La definitiva incorporación del genial PETE DE FREITAS acabaría de darle ese sello tan personal que acompaña al sonido de Echo & the Bunnymen.


CROCODILES & HEAVEN UP HERE (1980-81)

Del sello Koroba nacieron bandas como The Sound y su JOPARDY , Echo & The Bunnymen con su CROCODILES o el ilustrado KILIMANJARO de Teardrop Explodes , todas ellas contravinieron las leyes de la naturaleza al decidir escoger caminos paralelos al envite Punk.
Cuando a veces se menciona el movimiento post-punk parece como si se quisiera estandarizar todo el sonido de principios de los 80 , y no es así. Sonidos oscuros , siniestros , decadentes y deprimentes como hoy en día se suelen definir , incluso al buscar el paralelismo con grupos de hoy en día como EDITORS , INTERPOL o SHE WANTS REVENGE. Cuando Echo , han sido posiblemente la banda con cierto renombre más curiosa de cuantas pudieran nacer en esa época. De sus cinco primeros discos se puede llegar a la clara conclusión de que cada uno busca un camino diferente y adyacente al Pop-Rock , sin llegar nunca a perder su particular forma de tejer las melodías.
En COCRODILES tenemos una banda con un debut y producción envidiable por cualquier otra banda de esos años (The Cure , Chameleons , Siouxsie , The Sound...) ninguna de ellas logró un sonido tan atemporal en su primera grabación , ni tan siquiera U2 tres años después en su aclamado WAR lo superaría. Un disco que pese a tener 31 años suena tan intenso y natural como entonces. Pese a todo ello y a su relativo éxito en la escena independiente , nunca nadie le a dado el valor que se merece a estos dos discos. Y resulta inexplicable como teniendo tantos puntos en común con bandas más mainstream como: U2 , COLDPLAY , VERVE u OASIS han tenido destinos tan convexos.
Abierto el disco en canal con la nebulosa “Going up” donde se guarda un cierto parentesco en su inicio al “Planet Claire” de los primeros B-52's , para poco después colgarnos en las estrellas con una sinuosa “Stars are stars”. Crocodiles se apoya y recosta sobre impulsiva batería de Pete de Freitas y el palpitante bajo de Les Pattison , las guitarras de Will Sergeant son nerviosas e inquietas dando a todo el disco un aire más New Wave que Post-Punk. Puedo parecer contradictorio , pero creo que Echo & the Bunnymen siempre me parecieron bastante ajenos a esa corriente más austera de: Joy Divison , primeros The Cure , The Chameleons o de Siouxsie Sioux y más emparentados a la filosofía New Wave heredera del Glan de los 70 , con signos más experimentales y artys. Donde destacaron: Magazine , Teardrop Explodes o los Americanos The Feelies.


Con una producción con: Abundantes ecos , teclados perfectamente orquestados , cambios súbitos de registro , guitarras punzantes y un leve perfume al clímax que recreaban The Doors o La Velvet. Hace que al escucharlos ya se vislumbrara que algo los hacía diferentes al resto de bandas de esos primeros 80. La forma tan personal de exprimir las guitarras , de Will Sergeant acabó de conferir un sonido que alcanzaría la cumbre en su segundo largo “Heaven Up Here”.
En cualquier caso en las primeras y virginales composiciones del grupo , ya se podían percibir hechos suficientes para suponer que muchas de esas canciones dejarían una importante huella: La inquietante “Monkeys” con la quebradiza voz de Ian. La inquietante “Pictures on my wall” con ese rictus ceremonial y su órgano , santo y seña de Julian Cope. La salvaje y martilleante “All my Jazz” sin duda una de mis preferidas con esa violenta batería de Pete , o los que se acabaron por convertir en himnos de ese , su primer anunciamiento. “Rescue” y “Villiriance Terrace” serían el denominador común que marcaría el camino a seguir por muchas otras bandas , ellos lo consiguieron con su disco de debut.


Pero Echo & the Bunnymen no tardarían en comprender , que cuando uno comienza a caminar ya no es pararse sino descubrir. No se trataba de darle la vuelta al calcetín y reinventarse , como se le supondría a una banda de ahora. Se trataba de explorar en texturas , arreglos y ambientes .
Y la suerte de contar con HUGH JONES en la producción de su segundo disco fue un acierto. Para mi , sin duda alguna el más interesante de su carrera. Un disco que es capaz de conjugar ese desparpajo del Crocodiles y las atmósferas más sibilinas y perturbadoras: Ian Mc Culloch brama y predica con un tono cercano a los cantos litúrgicos y gregorianos. Will Sergeant traza líneas suspendidas con su guitarra , alcanzando su ápice en su versatilidad para con los efectos que se le puede extraer a una guitarra , que ejerce con tiranía de perfecto maestro de ceremonias.
Escoger al azar alguna canción sería despiadado , pues “Heaven Up Here” brilla en todo su conjunto y perfectamente podría prescindir de las pausas entre canciones. Si me hallara en la encrucijada de elegir mis temas preferidos de este disco , posiblemente serían: “With at hip” por sus sacudidas , sangrantes guitarras o la agónica voz de Ian. “Heaven up here” porque suena inmensa en su versión del Royal Albert Hall , o “All my colours” , porque acaba siendo un bálsamo espiritual en toda su excelsa placidez.
A Heaven up Here le sucederían PORCUPINE 1983 y OCEAN RAIN 1984. Y sería con este último con el que alcanzarían su cota más alta de popularidad , impulsados por el imperecedero “Killing Moon”. Tema versionado en muchas ocasiones e incluido en infinidad de películas , con DONNIE DARKO como la más representativa y donde , hasta el fantasmal conejo parece haberse inspirado en ellos.


Tras toda esta parrafada que perfectamente podía haber editado en cómodos fascículos , solo me queda poneros en antecedentes.
Echo & the Bunnymen se volvieron a reunir en 1997 , tras diez años de desavenencias. Han editado cinco discos más que se le suman a sus primeras cinco grandes obras , de los cuales tan solo destacaría a SIBERIA 2005 como un disco que pagaría la tibieza de: EVERGREEN 1997 , WHAT ARE YOU GOING TI DO WITH YOUR LIFE? 1999 y FLOWERS 2001 donde se pierden entre bambalinas.
SIBERIA sería el perfecto sucesor de aquel L.p que tomó el nombre de la banda hallá por 1987 y del que tanto renegó Ian McCulloch. Una versión más popera y menos oscura de la banda , pero una evolución bastante lógica si no fuera porque su cantante se encaprichó con su liderazgo en el grupo. Cuando escuché el disco creí dar un vuelco a sus mejores años , tal y como hicieran también GO-BETWEENS en su regreso. Donde no se trata de recuperar el sonido ochentero , si no de hacer 20 años después lo que mejor sabían hacer , magníficas canciones. De aquellas que se adhieren como sanguijuelas y que por más que escuchas vuelven a sonar como el primer día: “Stormy Wather” , “in the margins” , “everything kill you” , “Siberia” o “Sideways eight” y de las que tanto han bebido bandas como: LUNA , DOVES , VERVE o COLDPLAY.

El día que vuelvan a tocar en Barcelona los veré sin ningún tipo de enjuiciamiento , por el simple placer de volverlas a oír y comprobar que sobre ellas no pasa el tiempo: Con la voz de IAN destrozada por el tabaco y el alcohol , con esa arrogancia que le caracteriza , y con monseñor SERGEAT manejando la guitarra a su antojo. No me sonaran peor , me sonaran envejecidos como los buenos vinos. Allí nos veremos.

Fotografías por orden: 1_Echo & the Bunnyman 1980 / 2_Ian McCulloch en pleno concierto fumando para variar / 3_Pete de Freitas / 4_Electrafixion / 5_E & B promoción de Porcupine / 6_Primera época de la banda sin Pete de Freitas / 7_Portada / 8_Fotografía interior del Crocodiles 9_El grupo actuando en La Edad de Oro TVE / 10_Actuales miembros originales Ian & Will


                                            VISUALES 


 

5 comentarios:

  1. MULTILINKS:

    CROCODILES_1980: http://www.multiupload.com/I9OMYZJTLY
    HEAVEN UP HERE_1981: http://www.multiupload.com/I9OMYZJTLY
    ELECTRAFIXION_BURNED: http://www.multiupload.com/I9OMYZJTLY

    PASS FOR DESCOMPRESSION: CCP (En mayúsculas)

    ResponderEliminar
  2. Tengo que reconocer que de Echo & The Bunnymen tengo una muy importante (y posiblemente imperdonable) laguna musical. Buen momento para poner solución.

    De momento escuchando los Lp's por Spotify y la cosa está genial.

    Por cierto, al ser también de orígenes humildes (aunque solo eramos dos hermanos)entiendo perfectamente ese valor especial que le das a las cosas. Yo me pasé suplicando durante años por un reproductor de Cd cuando ya hacía años que mis amigos lo tenían y recuerdo que antes de eso lo mucho que me costaba elegir un vinilo, puesto que posiblemente hasta dentro de seis meses o más no podría comprarme otro por no tener la pasta. Y rebuscar entre los vinilos de oferta de lo viejos que eran... así conseguí una buena colección de Lp's de los 70 ya casi añejos.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyyy Uri imperdonable jejeje!!! no ahora en serio , si has de empezar por algo. Estos dos primeros discos son una buena piedra de toque , de echo son los dos primeros que yo me compré.
    Ahora si los has de escuchar y disfrutar de ellos hazlo desde la cocepción de esos años , aunque con la variedad de gustos que tienes y los pocos prejuicios , ya lo doy por echo.
    Pero vaya que también te puede gustar Siberia , Echo & the Bunnymen (su 5º disco) que son su vertiente más popera. Aunque me da que Electrafixion te gustaran aunque no tengan nada que ver con los Echo.

    Tampoco te voy a decir que son de aquellos grupos que adore al 100% , pero con el tiempo y con su retorno la verdad es que he vuelto a retomarlos. En el fondo es lo que casi siempre me ha ocurrido con los grupos de mi juventud: Que estoy sin escucharlos durante demaiado tiempo , y los voy recuperando según el momento y las circunstancias. Y entiendeme , no es que reniegue de ellos o que ya no me gusten , tampoco lo puedo explicar. Será por que sus melodías ya están grabadas a fuego en mi cerebro , me encanta descubrir cosas nuevas o antiguas que no conocía y recurro a mi inventario para en muchas ocasiones comprobar lo influyentes que han sido. Aunque ahora solo se hable de ellos para mencionar una vieja banda de tantas que se ha vuelto a reunir.

    Bueno yo pensé que igual sonaba a tópico , pero es así y la verdad es que no me averguenza para nada. A mis dos hijos les intento inculcar esa filosofía. Y no es nada desonroso tener pocos recursos , al contrario. Pues anda que no disfruto recordando esos aspectos de la vida y las horas , escuchando esos discos que compraba con los ahorros de mis pagas. Me alegra saber , en el buen sentido , que no soy el único pese al paso de los años.

    ResponderEliminar
  4. Os dijo McCulloch que el pollo sabía a gato? Qué tremendo.

    He leído con detenimiento este post que tanto me interesaba al haber sido Echo & The Bunnymen una de mis bandas más apreciadas, la de los primeros tiempos todo sea dicho. No controlo mucho la etapa esa intermedia de Electrafixion. Y sí, pienso que Echo... estaba alejados del concepto punk aunque se les metiera en el mismo saco del postpunk.
    Respecto a Crocodiles y Heaven Up Here, lo clavas. Para mí "Heaven up here" es su obra maestra y al mismo tiempo su disco más desconocido. Como bien dices es un todo y si tuviera que destacar pues también ese "Whit a hip" o también "Over the wall". Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Si si eso nos dijo , además se encargó de recordarlo en pleno concierto , con maullido de gato incluido.
    Menuda tranca llevaba ese día para olvidar , pero en fin en ese carácter tan fantasmón también reside su encanto.

    Del Heaven up Here solo puedo contar bondades , ya que ha sido un disco que me ha absorvido tardes inolvidables encerrado en mi habitación. El resto de discos también me gustan pero me transmiten otras sensaciones y me sugieren otras situaciones. Estoy seguro que la mano de Hugh Jones tiene algo de culpa , es un técnico y productor que me encanta de la forma que texturiza todas sus colaboraciones.

    Electrafixion y el disco Siberia son dos discos diferentes a su primera discografía por razones de peso , pero a mi la verdad es que me encantan y son una buena forma para entender su regreso. Son de las pocas bandas de los 80 a las que les veo un directo y noto que aguantan estupendamente el paso de los años , y mira que la voz de Ian está cascada.

    ResponderEliminar