viernes, 16 de septiembre de 2016

KEVIN MORBY & CASS MCCOMBS_ DOS PATAS, Y UN BANCO...





Años ha, se creía, se afirmaba y defendía la incontestable necesidad de las cuatro patas para sostener la base horizontal de un banco. Tuvo que venir Walter Gropius a principios del siglo pasado con la Staatliche Bauhaus. Para demostrar que la inventiva y el equilibrio natural de las cosas, hace más por la funcionalidad, que el exceso.
Eso mismo pasa con esta pareja dual: Uno de Texas, y el otro desde California respectivamente.
Dos elementos dispares con diez años de diferencia, que operan de Oeste a Este separados por las planicies de Tucson. Y que este 2016 han vuelto para propalar el remedio que todo me cura.


Como la cama que mitiga el cansancio, el agua que sacia la sed o el estado reververado de los paisajes que da esa paz desde la vista, hasta lo ramificado de los sentidos. Al volante y con ese desperezar de las luces a las cinco de la mañana. Cuando solo se oyen llamarse a las tórtolas y al aliento fétido de la noche.
Conducir mientras suena SIGNING SAW y te traquetea ese chucuchup de “Cut Me Dow”; como la máquina de vapor que arranca poco a poco. Da el mismo placer, que una taza de café disolvente de legañas y huesos entumecidos.



El niño Kevin ya no es tal, no es ya el ex bajista de Woods, sino KEVIN MORBY: Arquitecto de su propio universo desde cero, cuando aprendió a tocar la guitarra con diez años. Tres discos son ya suficientes, creo, para asegurar que él es su sonido mismo: La cadencia cacofónica de su voz, las texturas y recovecos de su sonido, y esa atmósfera sonora que produce ese paso constante que hace de su folk blusero con guiños jazzísticos, un rito equilibrista.
No es preciso abrazarse desesperadamente ya a las liguerezas más rockeras de “I Have Been to the Mountain” o “Dorothy”; por engatusadoras que sean, cuando “Singing Saw” te sumerge en una catarsis honda y magnética como un vórtice. No es necesario ni obligado. Pues el extraño efecto que produce su despreocupada voz, cabalga con tal soltura y seguridad sobre esa montura de Folk misterioso, balsámico y delicioso, que basta con aflojar los brazos y dejarse llevar.
Fue este disco el que dio el pistoletazo de salida a mi último viaje por tierras gaditanas. El que puso el punto de partida y concluyó con una hermosa oda de ocho minutos al quejumbroso country de “Water”. Esa misma que refresca e hidrata las bolsas oculares resquebrajadas por las escasas horas de sueño. Y que ahora, semanas después, se fusiona con otro. El de CASS MCCOMBS.
Un viejo conocido por estas lindes, que ha regañadientes, y tras posponerlo en pos del disfrute a riendas del Levante Atlántico. Ahora, y solo ahora, recobra en toda su extensión, cuando espera uno en el cadalso, la vuelta al trabajo.


Es justo pensar que esta innopia creativa que ha secado la tinta de este blog durante este largo periodo, sea producto de esta falta de silencio. Asomarse al balcón a liarnos un pitillo, contemplar el barrunteo de la calle y sus quehaceres, y dejar correr MANGY LOVE. Esa novena prueba de fuego que supone enfrentarse a un nuevo disco del de Concord, y no dejar de pensar que algún día dejaremos de amarlo. 
Lo cierto es que eso no ha ocurrido. Y me lleva también a pensar, si será amor o la simple familiaridad de levantarnos cada mañana a su lado.

El impasse productivo desde el taciturno Big Wheel and Others del 2013. Me ha llevado a aferrarme a la colección de rarezas que publicó el pasado año; donde por cierto, hay verdaderas joyas. Con la evidencia de que este hombre es un compulsivo hacedor de tesorillos enterrados.
La puesta en marcha prácticamente distendida de “Bum bum bum” puede llevarnos a caer en el error del aburrimiento. Caer en el crepitar de los goznes y socavones de su lado morboso que tanto les/nos pone en “Rancid Girl”. Ese que nos remite a su anterior e indómito trabajo.



Pero siempre siempre hay una canción; la arribada. La Manchuria deseada que se desliza pusilánime ante tus ojos y oídos. “Low Flyin' Bird” es esa especie de embrujo de Soul vegetal, que te hace rebobinar hasta el principio y comenzar de nuevo. Le sucede “Cry” y ya puestos, pides la muerte por amor sin compasión. Dos joyas de terciopelo deslizante, eróticas y tan tremendamente sensuales que crees ver en el umbral, la figura de Curtis Mayfield o Marvin Gaye.
De ahí en adelante el disco alcanza un estado precioso, y no es que lo primeros compases desmerezcan. Cass ya nos tiene acostumbrados a sus caprichos moduladores, o a esa cantidad de texturas que es capaz de explorar. Desde los ritmos skatalíticos de “Run Sister Run” que mutan hacia el pop. O esa especie rara de elegancia noctámbula que homenajea a Brian Ferry cuando le toca el turno a “In a Chinese Alley” o “Switch”, y que esta tan presente en todo el disco.

De echo “Loughter is the Best Medicine”, “Medusa's Outhouse” y sobretodo “Opposite House”, ya logran desde el principio ese efecto paradisíaco. Esas cadencias en clave de Softfunk de la primera que se apoyan en sus preciosos vientos. Y que nos sumergen con constancia en un permanente estado de estío, por más que el réquiem final de “I'm a Shoe” nos anude el estómago.
Por más que la climatología se empeñe en plagar de nubes alisias el cielo. Que las centellas y la piel destemplada nos anuncie el Otoño inminente. Y la mente te teletransporte con estas canciones a las salvajes y atlánticas costas de Atlanterra: Con sus caídas de sol, con esas flores raras blancas que miran a la playa, y sus peces besándote los tobillos en sus cristalinas aguas. El Verano se va, y con él, el rubor de nuestras mejillas por el amor incondicional al sol y los paisajes infinitos.
Pero no desfallezcan, los estados cambian y nosotros con ellos...

Kevin Morby estará en la sala Apolo el 22 de Noviembre y si te animas, Cass McComs el 3 de Noviembre en Lisboa, hasta que algún lumbreras se le ecurra acercarlo a nuestro país aprovechando la coyuntura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario