viernes, 2 de febrero de 2024

VINO Y MÚSICA: RENCONTRES de ELOI CEDÓ & Co.: DARSE A LA FUGA. ESTA NOCHE SALGO MAMÁ

 


Atrapado en una grieta, me he luxado me he  contracturado, y un poco se me han dormido los brazos también. Y creo que los kilos que he ganado estos últimos cuatro meses no me van a facilitar la huida; ¡qué suerte de haber ganado algo!

Me he dado cuenta que este madrugón inaugural después de cinco meses y medio, me recuerda un poco a aquel día que mi madre me arrastraba Sant Mori arriba a una academia de repaso. Entre lloros y berreos, siendo como era, un estudiante pésimo; una realidad aun palpable a día de hoy.
Entonces, ¿todavía no entiendo porque con cincuenta y tres ya, quiero hacerme chiquito?

 

Quizás para así estar más cómodamente en las grietas. Para poder escabullirme entre la franela, vivir tras los premarcos de las puertas de madera y como un ácaro, dejándome llevar por las corrientes aéreas sin ser visto. Solo mirando y observando.

Con el tiempo, me he dado cuenta que ese bug de nacimiento que me impedía memorizar poco más que el abecedario. Me ha obligado a funcionar a golpe de instinto y a utilizar una red, universo, metodología… Donde todo lo inaparente, se interconecta entre sí. Por lo tanto, al final, el inconveniente de ser incapaz de amueblar mi conocimiento con la información que hace la vida y nuestras capacidades, un prospecto o manual de instrucciones. Ha sido como una especie de fortuna para explorar y disfrutar con los tan subestimados sentidos y el impulso, sí, el impulso como agilidad para sortear inconvenientes y usarlos en tu beneficio.


 

 

Así que esto, antes que parecer una confesión ombligista. Es una invitación para seguirme al rebufo en esta desventura reconstituyente de coser vinos libertinos, hacedores nómadas, y canciones de consonancia espontánea.

La mayoría se producen por casualidad, pero con una intención digna de la polinización; por el querer, ser y estar.
Y ocurrió un día bueno, de esos de sol húmedo, en plena fuga de búsqueda y de cuando el roce con el hinojo marino estalla en fragancias mediterráneas. Y Marc Lecha, Marta Puparelli y Eloi Cedó se cruzan en 2021 para sacar a bailar el Callet Mallorquín 60% y la escasa Garnacha peluda de sas illes 40%. Mientras el Heart and Soul nos dice:
La existencia, bueno, ¿Qué importa?
Yo existo en los mejores términos que puedo
El pasado es ahora parte de mi futuro
El presente es inalcanzable
Corazón y alma, uno arderá
Corazón y alma, uno arderá.


 

Guardar recuerdos soles, brillantes, vitaminados, de cargar pilas y empinar el alma; para cuando no haya y los cielos plomizos nos hagan famélico el espíritu. Como un lema, en definitiva. Y poniéndole música igual que Bill Ryder-Jones ha hecho con “This Can`t Go On”:
Dios, todo está claro cuando necesito a mi papá, papá, papá
Me siento como un niño chico
Tengo que recomponerme porque esto no puede continuar.

 


 

Es entonces cuando los diferentes proyectos en los que Eloi Cedó se ha implicado tras dejar de elaborar mi faro Cható Paquita en el 2019, tras la partida de su madre “La Paqui”. Cobran un sentido todavía más primordial si cabe, con la amistad y la conexión como columna vertebral de sus vinos.
Y te topas con REC para deslizarte como un chaval en un tobogán de un parque acuático. Mientras observas hipnotizado, los rosetones en forma de alcachofas del Prat confitadas en aceite del Maitea. Para asimilar un poco más si acaso, esa cosa del momento preciso sin más intención. Que hace que busques aquello que proporciona cariño.

 

Cuando estas cosas suceden, normalmente no hay libro alguno donde se explique el significado de semejante fenómeno; o por lo menos yo lo desconozco.
Pero lo que si es cierto, es que cuando sucede lo notas.
Por eso los vinos de Eloi Cedó proporcionan el efecto ese donde saboreas el estar a gusto con la compañía, la magia del sitio y el momento, el relucir de dar placer sin más… Sus vinos dan placer, solo puedo afirmar con certeza eso.


 

Igual metería el pie en el charco si dijese que RENCONTRES me ha seducido tanto como mi primer Cható Paquita del 2017. Pero tampoco voy a mentir si afirmo que esa parte ligeramente cítrica de naranja sanguina al final, junto a un fondo que a mi recuerda a una parte cárnica donde bien podría asociarse al mioglobina. Pero que evidentemente jajajaja igual sería más generoso referirse a la ciruela madura o ligeramente compotada, con un recuerdo al ahumado; y ya puestos, imaginaros el vino como un torrente sanguíneo muscular de la viña y los elaboradores.
Que a mí ya me vale y me quedo tan a gusto.

 

Y ahora ya sí, en pleno estado de placer mientras los que mandan intentan derrumbar nuestro precioso mundo. Congelar el tiempo del disfrute con otra de esas canciones que a mis 12 años. Me hicieron retozar sobre los armónicos acompasados y cacofónicos de Bob Marley en el Crisis del Kaya:
Dicen que el amor es una corriente que encontrará su curso
Quiero decir, algunas personas piensan que la vida es un sueño
No importa cuál sea la crisis
¡Hazlo!

 


 

Solo remarcar para finalizar.
Que este escaso y fabuloso tinto mallorquín (590 botellas), que me acompaña en mi huida y que nos ha servido para alumbrar canciones. Ilustra como nadie la inconfundible personalidad de Eloi.
Lo hace uniendo fuerzas de celebración; en buena compañía, siempre.
Lo hace además, como siempre, sin apenas el intento de reiteración si no de avance e inmediatez.
Lo hace también sin condicionante ni ultimátum, sino más bien como estadios donde jugar y crear: Con cualquier comida, a solas, porque sí y porque te da la gana, porque se transforma con los grasos, dulces vegetales de la alcachofa, con el ahumado choricero de las pochas o con la santa gloria del brido por…. ¿ti mamá?

 

Y porque sin él no estaría yo aquí preparando mí vuelta al trabajo tras cuatro meses y medio, en una especie de “Fuga de Logan” de esta aburrida ciudad; como decían los Bethal en boca THE ANIMALS, con aquel “We Gotta Get Out of This Place”:
En esta parte y vieja de la ciudad
Donde el sol rehúsa a brillar
La gente me dice que es inútil intentarlo
Tenemos que salir de este lugar.
 

 
 
Con un vino molón que propició esta tonta idea de escribir sobre cosas que probablemente no interesen demasiado a nadie.  Pero que a mí en lo personal, me ratifican y gratifican.
Y.
Tampoco creo que haya que darle demasiadas vueltas ya.
Si encuentran pillen. En Vilaviniteca (su distribuidor) ya no quedan, yo me bebí la última en Maitea.
Y quizás, solo así entiendan que la vida es un chasquido.

SALUT!!


 Había un niño

Un niño encantado muy extraño
Dicen que vagó, vagó muy lejos
Sobre tierra y mar
Un poco tímido y triste de ojos
Pero muy sabio
Y entonces un día
Un día mágico se acercó a mí
Y mientras hablábamos de muchas cosas
De idiotas y reyes...
Esto me dijo:
"Lo mejor que jamás aprenderás, es a amar y ser amado"

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario