jueves, 29 de enero de 2015

BRYAN ESTEPA Y Petit Cabroin en ROCKSOUND_Barcelona 27/01/2015: COSAS GRANDES QUE SUCEDEN EN LUGARES PEQUEÑOS






















A menudo de espaldas al batiburrillo tumultuoso de los grandes fastos - películas de suspense, que a golpe de macabros argumentos y desenlaces espectaculares, que nos tienen en vilo- ¿y ahora qué, ya está...?, suceden pequeñas grandes cosas. Corpúsculos de sencilla normalidad que en una silenciosa y muda subsistencia, nos dan la verdadera chispa de la vida. Ese otro ruido casi imperceptible que engrasa mecanismos, da lustre al alma y nos libera de los grilletes de la cadena de montaje.
Este pasado Martes volvió a ocurrir tres años después. Bryan Estepa en esa concentración de talento tan ajena al estruendo de modas en forma de aplicaciones antivejez, nos volvió a levantar el orgullo de sentirnos grandes. Casi dos horas de concierto para sacar de paseo la exquisitez de su repertorio, y nosotros de la mano.



Como si la excusa de un Martes con el que digerir la semana, fuera suficiente motivo para cargar pilas. El que aquí firma, se dejó caer como el que no quiere la cosa en el RockSound de Poblenou, para inaugurar como se debe la temporada de directos vitamínicos del este 2015. Una zona industrial de la periferia Barcelonesa de la cual guardo imborrables recuerdos de juventud: Mi primer curro con 16 años, esas primeras sesiones de pinchadiscos, noches en vela, e incluso las últimas sesiones que di hace ya casi diez años en el desaparecido THE SOUND (media naranja de Fantástico Club, y ahora RockSound). Una zona de espaldas a la gran urbe que siempre me ha fascinado, quien sabe si por su pasado agitador en la escena PunkRockera de los primeros 80 (666, Texaco, Garaje, Ceferino,Aquelarre... etc), por su decoración decadente desoladora y resistente a la merienda de negros urbanística de Barna City. O por ese simpático/inconsciente tic que tenemos los cuarentones a asociar melancolía, recuerdos y paisajes para recobrar la emoción juvenil. 

Es allí donde a menudo acontecen los hechos verdaderamente remarcables de la tumultuosa noche decorativa de una gran ciudad. Por lo menos, los que para un servidor acaban siendo la prueba más palpable de la grandeza de la música y su ejecución en directo; sin filtros, colorantes ni falsas apariencias.


Desiertas las calles y contadas almas en pena las que nos dimos cita en RockSound ante el sacrificio de desembolsar 10 euretes #Modo sarcasmo On. Y ya puestos, aprovecho para lanzar un rapapolvo a aquellos que viven ciegos, sordos y ajenos a estas pequeñeces. Porque haber, me cuesta entender el significado de la música (llamémosla alternativa) pasando por alto discografías tan exquisitas como la de Bryan Estepa, y tantos y tantos artistas que discurren al margen de la estética musical; aquella que nos hace sentir inventivos, trasgresores y modernos, o por lo menos creérnoslo.
Como me decía Fernando Alfaro hace quince años cuando lo entrevisté en su gira de Tejido de Felicidad, y que me grabó de por vida: No es aquello que sale en la tele, medios públicos o en los escaparates los que moldean y dan forma a la originalidad. Las cosas que suceden aquí abajo (en el limbo comercial), son en realidad las que realmente arriesgan, agitan y mueven la cultura.

Sobre las nueve y media mientras hidratábamos nuestros gaznates, y con un discreto Bryan apostado a la izquierda dando cuenta de un Gin Tonic, subieron al escenario Petit Cabroin (Javier Extremera y Ferran Esteve) . Quienes en formato acústico y suficientemente armados con dos guitarras y un looper que por momentos quiso dar al traste con el climax de la noche. Nos regalaron un puñado de canciones entre el Pop de cantautor y las magistrales guitarras de Max Eider en el Partytime de Jazz Butcher. Una mezcla de la sensibilidad de la Bossa y el mimbre Folkpopero de su todavía caliente “De Cabeza a un Charco/2013/Rock Indiana”, del que sonaron algunos de sus mejores temas: El que da título al álbum, “No más Madera”, “Disimular Fatal”, “La Ciudad de los que dijeron sí”, “Nuestra Gran Mentira” o “Pregúntale al guionista”, mas un par de temas nuevos inéditos.
Sin banda de apoyo, pero rodeado de buenos amigos entre los que se hallaba en ex Malconsejos o Amigos Imaginarios Santi Campos. Y algún compañero de épocas aventureras en CosmopolitANTS, como Jonathan Zuriaga; batería que acompaña a Bryan Estepa en esta gira española. La sensación de intimidad familiar quedó debidamente acentuada por la calidez y el maravilloso diálogo entre los dos fabulosos músicos, y el público claro. Sobretodo porque el disco, tras escuchar ese aperitivo acústico, se deja mucho querer: Pop cercano, maduro, reflexivo y por momentos descarnado. Con una producción exquisita y una ejecución tan cálida como cercana.


A eso de las diez menos cuarto estirando la noche como los chicles de Boomer; a gusto como estábamos los asistentes. Se arrancó sobre el escenario aquel que por su dimensiones y apariencia, pocos dirían que alberga tal cantidad de talento y actitud sobre un escenario. Bryan Estepa es de aquellos que puede llevar a engaños, según se mire claro. Todo depende si al escuchar su música sabemos o captamos por donde van los tiros: Pura transparencia y amor incondicional por lo que ama. La música sí claro, está el amor procesado, el no disfrazar aquellas influencias que lo forjaron en épocas de Swivel o Hazey Jane. Cada golpe y tintineo de juvenil efervescencia (You am I, Beatles, Teenage Fanclub, Beach Boys, Neil Young, Jayhawks, Jeff Buckley, Wilco o Elliot Smith). Todo eso debidamente tamizado por el pasar de los años, conciertos y esas mismas aventuras que nos moldearon a todos. Ese tipo de pequeños detalles que te hacen tener esa caída andando, esos hábitos y exhalarlos así: Como puro sol incandescente. Y lo jodidamente maravilloso es que no se limita a una ramplona imitación y yastá, no, lo suyo es personalidad indiscutible y honestidad, mucho de eso si.
Sobre el escenario puro PowerPop vibrante, tal como debería entenderse tan amplio término. Con sus caricias y con esos mismos latigazos que cosen Rock&roll, R&B, Funk/Soul, Pop, Folk o Punk para gozar en orgía comunal bajo la colcha.

Así que el arranque de la noche no pudo ser de otra forma: pisotón de acelerador y los temas de su último disco con más pedigrí powerpopero. “Come with May”, “Then Fighting Word” y el que no, lo puso de su cuenta, como en “In a Minute” pese a ese toque de Soul blanco al ralentí, que impregna a muchas otras canciones. “Seachange” perezosa como una de mis primera favoritas que sonaron. De su tercer trabajo del 2011 sonó tremenda “Hard Habits”; una de las mejores de la noche sin duda. Esa parte de su sonido que a mi en lo personal me remite al primer Josh Rouse de “1972” o a “Under Cold Stars” (mis preferidos). Solo que en Bryan, parece ajustarse todo mucho más en su tránsito del disco a directo y a la inversa.

Luego vinieron otra de las grandes, “Western Tales” del primero, sonando engrasados inmensos músico y banda: Brian Crouch a los órganos y guitarras, David Hatt y sus guitarras cortantes, Jonathan Zuriaga con esa batería tan Funksoul o el tímido Da Vi D al bajo. Rescates junto a “Come Around” o “Your Best night” casi sucesivas, empujadas por la exquisita selección recién publicada de su trufada y poco conocida carrera 2001/2014. Retomando la Beatlemana “Restless” de su último disco y volviendo al agradecido Vessels del 2011 de nuevo con “Tongue Tied” o “Instincts”, y el candor del PowerPop/resorte con el que coger la recta final del concierto. Y lacito en el regalo de “Right Now”, que sonó como los propios dioses (Soulera, con mucho swing como imperecederas gemas del pasado).




Para rubricar la noche y cuando ya casi me había olvidado de alguna de las confituras de su último disco, sonó balsámica “Nothing at All”. Y un colofón con un Javier Extremera sobre el minúsculo escenario abarrotado de amor y fraternidad, acompañando en guitarra y coros la última “She vs Him”.
Y el despelote de rigor claro está. Sin guitarra, a pelo y con esa facilidad que tiene Bryan de mutar hacia sus santos guías, tres bises con el cierre acechando. Un primer homenaje a los garajeros Easybeats y su “Friday on my Mind”. El “Don't let my Down” de los Beatles con otro invitado sobre el escenario a los coros miembro de los Flaming Shakers. Y echando el telón sobre la bocina una increíble versión del “Just What I Needed” The Cars.
Un derroche de buen rollo que ha servido para dar fe de los sabios consejos de Joaquim (aunque no acertara con los horarios), sí con las sensaciones. Amarrar buena parte del carácter explorador que tengo, en esa baliza que me lanzó hace un año Coco. Y lo más importante. Aunque imposible extrapolar en un largísimo texto todo lo que uno puede sentir en un directo, que es mucho y siempre imposible. El gustazo de ahondar y nadar en la imperdible discografía de este Australiano y esas pequeñas/grandes cosas que ocurren ahí, en el trastero de Rock Indiana.
PD. Sean felices y no se queden por favor con lo grande, saben que el tamaño no siempre es lo que importa?. Y recuerden que aun están a tiempo

27 enero, Barcelona, Rocksound
28 enero, Bilbao, Colegio de Abogados
29 enero, Madrid, El Intruso
30 enero, Castellón, Four Seasons
31 enero, Valencia, Loco Club

COME WHAT MAY... 2001/2014 (Rock Indiana):

8 comentarios:

  1. Que no le engañen: los mejores conciertos, muchas veces, son los que se hacen a horas intempestivas o en fechas difíciles; y éste es uno de ellos. Gran entrada y qué grande el señor Estepa. Un abrazo, caballero.

    ResponderEliminar
  2. Gran verdad señor Alex, siempre saber encontrar la belleza de lo cotidiano e imperceptible para valorar la grandeza de lo soterrado. gracias Alex!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado el blog, empezando por el nombre , muy de sobremesa , a seguir bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro un montón Orlando, ya sabes, esta es tu casa y la puerta está siempre entreabierta para lo que gustes. UN SALUDO Y GRACIAS POR PASAR A COMENTAR

      Eliminar
  4. Desde hace relativamente poco tiempo que estoy profundizando más en el Sr.Estepa, y cada día me gusta más, maese-brother. Creo que es el primer disco, y el del 2011 los que más me están gustando. Después de leer esto me arrepiento un poco no haber ido a verlo en directo. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaay malandrín, y lo que yo me alegro... de que te haya gustado, no de que te lo hayas perdido eh. El primer disco el la bomba, tiene un swim que tira patrás si señor. Ahora solo nos queda indagar en sus anteriores banda jajaja Australia es mucha Australia!!
      Abrazo alcachofao mister!!

      Eliminar
  5. Ja, ja, bboyz, las excepciones están para confirmar la regla, cagüenros!, oye, te lo aseguro por mis uñas, si vuelves por allá [que seguro que sí, Rocksound engancha] verás como la regla que te expuse se cumple a rajatabla. Bueno, no tenía duda de que sería una gran velada, Bryan puede hacer mejores, o no tan buenos trabajos [cuestión de gustos], pero en el escenario es un figura, lo da todo y sus bolos acaban convirtiéndose en una fiesta. Me alegro de que disfrutaras tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajá me acordé de ti Joaquim, anda que si voy a las tantas patantas... Suerte que como salgo a mi aire menos que el cometa Halley y cuando lo hago lo estoy deseando (que estoy mu agusto en mi casa eh, pero soy lobo solitario). Me comí un bocata de jamón con una copita de vino tras venir con mis "petits melons" de la piscina y para allí que me fui. Te juro que desde que di mis últimas sesiones como pinchadiscos cuando se llamaba The Sound, no volvía por esos lares, ay por lo menos 8 años.
      Así que como lees perfecto, llegando a las 9 y pico, lo justo para beberme un ron mientras veía el telonero y con Bryan en frente mio con su Gin Tonic, todo muy familiar.Bryan lo vive, y se nota que lo suyo es vocacional, nada de postureo y muy muy buen rollo. Ahora, no te lo pierdas, la sala no tenía ni idea de que había telonero eh, asi que sí, todo un poco anarka jajajaja
      SALUDOZ!!

      Eliminar